La gente normal suele acudir al doctor siempre que cae enferma, en mi caso esa formalidad siempre me ha parecido demasiado ordinaria y mo...

Keep calm I'm the Doctor


La gente normal suele acudir al doctor siempre que cae enferma, en mi caso esa formalidad siempre me ha parecido demasiado ordinaria y monótona, asociar al doctor la imagen del típico matasanos que te cura los resfriados no es muy buena idea, me parece aburrido y una falta de respeto a esa persona que ha trabajado tanto para ganarse un nombre. El Doctor, una figura presente en todos los hogares, en todas las mentes pero en cada una diferente, esa persona necesita una mejor imagen ya que siempre la tendremos en cuenta en los peores momentos. Resumiendo un poco, si alguna vez caigo enfermo estando por Inglaterra o me secuestran y me apalean o incluso mejor, soy alguna víctima de segunda en una escena de crimen londinense y acude Luther a mi llamada de auxilio gritando a sus espaldas "He needs a Doctah!", creedme, por muy mal que esté no puedo más que imaginarme una cabina de teléfono azul con una sonrisa de oreja a oreja y al ritmo de:


Por supuesto un extravagante Doctor saldrá de ella y se ocupará de todo bicho raro, alien pervertido o monstruo con complejo de humano medio que haya en la escena. Él sí es un doctor de verdad, o por lo menos la imagen del doctor que debería estar en nuestras mentes, un verdadero salvador capaz de matar hasta el aburrimiento (si es el único síntoma que padeces) con un destornillador sónico.

Pues sí, se trata de una serie lejos del cristal azul, espadas fundidas en tronos o zombies. Se trata de una serie para no seguir, sino para disfrutar de vez en cuando, al fin y al cabo la tierra no puede ser salvada día tras día, hay que dejarla descansar.

En mi caso quiero hacerle un pequeño homenaje de la mejor forma que sé (no, no voy a cantar una balada de Barry White), estoy diseñando la famosa TARDIS (la pequeña máquina del tiempo del Dr. Who que al fin y al cabo no es tan famosa si tengo que utilizar unos paréntesis para aclarar de lo que se trata...). Estoy intentado realizar el interior de la nave lo más fiel posible, con sus botoncitos con sonidos rarunos y toda clase de frikadas, mi idea es, una vez terminado, exportarlo a algún motor gráfico (digamos Unity o Unreal) y hacerlo un poco jugable, o más bien "visitable" (un saludo para Quantic Dream... lo siento por abusar de paréntesis pero es que son tan adictivos como las dos tazas de té negro que me llevé esta mañana a la boca). Y si todo lo anterior mencionado se puede disfrutar con una buena optimización para Oculus Rift mejor que mejor. Os dejo con algunos renders de lo que llevo trabajado, no hay prisa para este proyecto:



Ya iré actualizando para que se vea como va tomando forma, nunca imaginé que una simple cabina de teléfono azul pudiera darme tanto trabajo.